martes, 12 de mayo de 2015

MONITO VERDE

 
En la selva hubieras pasado totalmente desapercibido, tu color camuflado entre lianas y hojas de palmera. Ni bien te vi, supe lo mucho que le ibas a gustar, lo fuerte que te abrazaría y lo bien que quedarías en su cuarto; por eso ya no estás, sonriente y laxo, en la vitrina de ese kiosco porteño. 
Lo admito: en el cuarto de mi sobrina hubieras quedado mejor. De ahí que mire a la cangura roja, y no sin culpa, le haga sitio junto a vos en mi valija. 


©Mariángeles Abelli Bonardi
  Buenos Aires, 9 de mayo de 2015

4 comentarios:

  1. Hola Mariángeles, es muy tierno y conozco ese sentimiento de tanto placer que nos da comprar regalos para los seres que amamos y la ilusión con la que los llevamos, ansiosos por entregarlos y ver la alegría de los que los recibirán. Es muy lindo el mini. Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, EDITH. Totalmente de acuerdo con vos; entre las cosas más placenteras que hay está la de escoger personalmente un regalo y dárselo a los seres queridos, más aún si son niños.

      Me complace que el mini sea de tu agrado.

      Cariños,
      Mariángeles

      Eliminar
    2. Regalos que nos alegran, muñecos que parecen tener vida. La magia que contagian los niños, la suerte que atesoran quienes los tienen cerca.
      Un abrazo, Mariángeles, creadora y amiga

      Eliminar
    3. Así es, ÁNGEL; en ocasiones los muñecos parecen más vívidos y humanos que nosotros, los humanos mismos; no es de extrañar que a los niños les gusten tanto.
      El monito verde me enamoró. Ya no soy una niña, pero mi debilidad por los muñecos de peluche se mantiene intacta. :)

      Otro abrazo para vos.

      Cariños,
      Mariángeles

      Eliminar