viernes, 3 de julio de 2015

SOMBRÍA


El ronroneo es suave, una tersa amenaza. Las pupilas son dos candiles que hacen arder mi nuca. Para el zarpazo o la caricia, el mimo o la dentellada, la libertad o el cautiverio.
Sea su vida o mi muerte, estoy a su merced.
No puedo darle más y lo sabe, pero me obliga: cuatro renglones de selva no son suficientes. 
Está libre, suelta, lista para vadear mis silencios. Me observa en sombrío entendimiento de las cosas. 


©Mariángeles Abelli Bonardi
Ecos del decir, pág.75

4 comentarios:

  1. intenso escrito que dice entre lineas mágicas palabras de emoción

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que el texto te guste; gracias por tan elogiosos conceptos :)

      Nos leemos,
      Mariángeles

      Eliminar
  2. Cuánto dices con muy poco, maestra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ÁNGEL. Me alegra que mi pantera te guste.
      Otro abrazo para vos,
      MAB

      Eliminar