martes, 9 de junio de 2015

FLAMINGO


   La rosada levedad de la pluma contrasta con sus motas de pelo.
    —Será de la boa de una de las tantas chicas que me piden tragos en la barra—, supone al tiempo que la desprende y tira en el tacho del baño para luego terminar de arreglarse, y no vuelve a pensar en ella hasta la noche siguiente, mientras sirve piñas coladas, cuando le observan, de forma bastante jocosa, que es obvio que sigue enfiestado.
    —¡Como para no estarlo!— asegura, con estudiada complicidad, pero apenas puede pide que lo releven, y mirando su reflejo constata que otra pluma igual de rosa le nace del cuero cabelludo, que su armónica nariz se ve súbitamente ganchuda, y que al negro de sus ojos lo rodea un vibrante amarillo.
    —Gajes del oficio—, vuelve a suponer, sin advertir que ha encogido una pierna y se yergue equilibrado en la otra.
   Retoma su puesto en la barra y esa misma madrugada, en alas del impulso, pide traslado a Las Vegas: lo espera el magnífico casino que brilla en el afiche en la pared.

 ©Mariángeles Abelli Bonardi
Junio 2015


 


Con este microrrelato participo en ENTC, el IV Certamen de Relato Corto "Esta Noche Te Cuento". Mi trabajo y la foto que lo acompaña responden a "Monstruos", el tema del mes de junio.

Si quieren saber de qué se trata, hagan clic en  http://estanochetecuento.com/bases/

Si desean leer y/o comentar directamente desde la página de ENTC, hagan clic en http://estanochetecuento.com/33-flamingo-mariangeles-abelli-bonardi/

Y si desean dejarme un comentario aquí, desde ya que se agradece ;)

¡Que lo disfruten!

2 comentarios:

  1. Bien por esta chica que no se conforma con transformar a un hombre en escarabajo como el maestro Kafka. Ella, tirando de originalidad y no menos maestría, transforma en elegante ave de plumas rosas a un individuo, para que asuma su verdadero destino.
    Vuelvo a decir que me gustó, las veces que haga falta.
    Un abrazo, Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ÁNGEL, por pasar ahora por aquí para redoblarle la apuesta a tu comentario ENTeCiano.
      Con respecto al escarabajo del maestro Kafka (ambos me merecen el mayor de los respetos), debo confesar que me desagradan los insectos en general y los arácnidos en particular, así que el flamenco era una opción por demás atractiva para la metamorfosis literaria que se nos propuso desde el blog.

      Me complace sobremanera que el mini te haya gustado.

      Otro abrazo para vos,
      Mariángeles

      Eliminar