sábado, 13 de junio de 2015

RUTINAS

 
  

El pez ignora
las rutinas del agua
en sus escamas.


©Mariángeles Abelli Bonardi
Ecos del decir, pág.45
 


4 comentarios:

  1. El pez vive sin ser consciente de su belleza. No sabía que tenías un libro publicado. "Ecos del decir", bonito título. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que ahí, en la inconciencia del pez sobre su belleza, está su belleza misma.
      Me alegra que ya sepas que tengo un libro publicado, y que ya lo estés disfrutando ;) (¡Espero que te guste!)

      Otro abrazo para vos,
      Mariángeles

      Eliminar
  2. Este me encanta Mariángeles, es precioso. Siempre que leo un texto sobre peces o mar, me derrito.

    ResponderEliminar
  3. A mí también me encantan los peces, BEA, y respecto a este haiku, le tengo mucho cariño porque es de los primeros que escribí. Me complace que sea de tu agrado.

    Cariños,
    MAB

    ResponderEliminar