jueves, 6 de marzo de 2014

QUIETUD REAL


Tanto visitante inesperado le está entrecortando el sueño. Las correrías de los escorpiones ya no le molestan, pero el golpear de las palas y la sucesión de baldes, para arriba y para abajo, lo ponen de muy mal humor. 
Corre la tapa, se sienta y acomoda los vendajes. ¿Recurrir a la maldición? ¡Ni pensarlo! No haría más que exacerbar el problema. 
Con sobrantes de gasa, improvisa dos tapones y vuelve a acostarse. Nada que hacer. Aunque más amortiguados, los ruidos siguen llegando. Suspira. Hasta sería mejor que lo encuentren. La solemne paz del museo le aseguraría, al menos, el descanso nocturno.  

  ©Mariángeles Abelli Bonardi 

Con este microrrelato participé en la decimoctava semana del concurso Relatos en Cadena (ReC). La frase resaltada es la frase de inicio correspondiente al último relato ganador. Si desean leer las bases, hagan clic en: http://escueladeescritores.com/concurso-bases-rec-2013
 

10 comentarios:

  1. Ingenioso. Me ha gustado.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, MARÍA; que así sea es una gran satisfacción. Retribuyo tus saludos cordiales.

      Nos leemos, M.

      Eliminar
  2. ;) muy bueno, lo comparto en Face y Twitter!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, JIMENEYDAS, por la valoración y la difusión.

      Nos seguimos leyendo, M.

      Eliminar
  3. Mariángeles, leyendo tu mini no pude menos que evocar al escarabajo de Manucho Mujica Lainez. El tono coloquial, libre de solemnidad, y la situación similar en la que se encuentra tu momia. Excelente y cuidado mini.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Mi trabajo te evoca al escarabajo de Manucho Mujica Lainez? La verdad que me quedé de piedra, LUIS, por no decir momificada, jaja. Bromas aparte, me honra la comparación. La verdad que no he leído mucho de Mujica Láinez, pero me has dado la excusa perfecta para hacerlo; acabo de googlear la sinopsis de la novela y ya me enganché, me encanta la temática del Antiguo Egipto.

      Gracias por tu generoso comentario.

      Cariños, M.

      Eliminar
  4. Ni siquiera una momia tiene garantizado el descanso, qué mundo éste. Muy simpático tu relato.
    Un abrazo, Mariángeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, ÁNGEL! No por nada reza el dicho que el silencio es salud, ¿cierto? Me da pena por la pobre momia, pero qué le vamos a hacer; todo ese batifondo arqueológico que a ella tanto la perturba fue una gran excusa para escribir.

      Te mando un beso grande.

      Cariños,
      MAB

      Eliminar
  5. Me gustó mucho. Mariangeles, a mi también me agrada hacer humor con la mitología. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, ADA! Me encanta que te haya gustado, pero mucho más me encantó entrar en el blog y encontrar tu comentario.

      Un beso grande,
      Mariángeles

      Eliminar