martes, 17 de diciembre de 2013

MANOS


 Se durmió soñando que él también podía volar. Con solo agitar los brazos, las nubes se agigantaban y el paisaje se volvía edredón de verdes, azules, ocres. Abajo, los autos remontaban lomas con marcha de cascarudo y los transeúntes hormigueaban con la prisa de llegar temprano a casa. El aire en el rostro le trajo su voz. “No las necesitas”, alcanzó a oír antes de caer en picada. Despertó con el eco de la frase en su cabeza y el paisaje fresco en la memoria. Frida tenía razón, no le eran necesarias. Tomó el pincel con la boca y comenzó a pintar. 

  ©Mariángeles Abelli Bonardi


Con este microrrelato participé en la octava semana del concurso Relatos en Cadena (ReC). La frase resaltada es la frase de inicio correspondiente al último relato ganador. Si desean leer las bases, hagan clic en: http://escueladeescritores.com/concurso-bases-rec-2013
 

6 comentarios:

  1. Qué hermoso, Mariángeles. Precioso, triste y alegre a la vez.
    Un abrazo,
    Patricia.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, PATRICIA. Qué curioso eso de que un texto sea alegre y triste a la vez, pero tenés razón, es así como decís. También es muy esperanzador, creo yo.

    Cariños,
    Mariángeles

    ResponderEliminar
  3. Vicente Varas (@elchen00)5 de diciembre de 2013, 15:29

    Vaya, qué estupendo microrrelato.
    «edredón de verdes, azules, ocres», dan ganas de volar y mirar algo así.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya, qué estupendo comentario que me regalás, VICENTE ;) !!! ¿Te dieron ganas de volar? Misión cumplida entonces, más no puedo pedir.

    Otro abrazo para vos, M.

    ResponderEliminar
  5. Es un relato muy positivo porque en él dejas patente que todo se puede lograr, aun teniendo una minusvalía.

    Sólo he participado un par de veces en este concurso pero sé que tiene mucho éxito entre los microrrelatistas. Algunos llevan años participando.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo, BEATRIZ, cuando uno no deja que sus limitaciones lo definan, todo se puede lograr. La frase de inicio propuesta por el ReC me recordó la de Frida Khalo, "Pies, para qué los quiero si tengo alas para volar", y a partir de ahí fue saliendo el relato.
    Hace poco que vengo participando en el ReC, también esporádicamente, depende de cuánto me enganche la frase de inicio.

    Gracias por pasar a comentar,
    Cariños, Mariángeles

    ResponderEliminar