lunes, 24 de octubre de 2016

La hostia es mejor que el hastío


Hembra con hambre, la zorra lo recuerda bien: el arroz que le daba el abad... ¡Esa cosa sí que era un asco!
Sopa de sapo, trufa, fruta... ¡Una sala llena de alas de pollo! Miel que lime la lengua, tacos en la costa... ¿Hay alguna granada en la laguna?
Pensar en la granada le agranda el apetito. Al jamón de la monja le sobra el sabor... En su relicario, guarda la llave de la licorería. La zorra la mira y se relame: esa aguardentosa engatusadora será su próximo plato. 


Mariángeles Abelli Bonardi
En Twitter soy @queenmab1974
24 de octubre de 2016

Foto tomada de la web

2 comentarios:

  1. Vaya juego de palabras tan trabajado, donde cada una es reflejo de la anterior y da pie a nuevos significados, así hasta el infinito. Una lectura con la que no es posible el hastío.
    Abrazos, escritora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los anagramas y palindromos son una excelente excusa para jugar con las palabras y, de paso, contar una historia. Con éste, ya son cuatro los textos que escribo recurriendo a ellos (los otros tres están en mi libro). En principio parece difícil y enredado- no niego que tiene su grado de dificultad - pero como dije, es muy divertido, tanto que a veces me da la impresión de que el texto se va escribiendo solo, jaja.

      Qué gusto que el hastío no haya tenido cabida en la lectura.

      Más abrazos para vos, escritor ;)

      Cariños,
      Mariángeles

      Eliminar