viernes, 11 de septiembre de 2015

NIÑOS CRUELES


Por agua y por fuego habían perecido las otras. Antes que la cabeza, prefirió perder la cola y huyó, verde entre el verde, a camuflarse en el rosal.  

©Mariángeles Abelli Bonardi
19 de Agosto de 2015


Con este microrrelato de mi autoría participé en el Concurso Mensual de Microficciones "Calendario Microcuentista 2016". La imagen correspondiente al mes de agosto es de Enrique Ramírez. 
 
Para leer a todos los textos elegidos, hagan clic aquí


4 comentarios:

  1. Sabias lagartijas, que dejan su cola como señuelo para escapar a toda prisa. Bonita composición, merecedora, sin duda, de que hubieras sido de nuevo "chica del calendario".
    Un abrazo, Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ÁNGEL, por el voto de confianza. Sin dudas, me hubiera encantado volver a ser "chica de calendario" pero ya ves, no pudo ser. Por suerte todavía queda concurso para seguir intentando, así que aquí estoy, mirando la nueva foto, a ver qué historia me cuenta.

      Otro abrazo para vos, M.

      Eliminar
  2. Muy logrado tu texto a partir de la foto, Mariángeles. Yo si fuese lagartija también preferiría perderme en un rosal, a pesar de los pinchos, que dejarme maltratar por las salvajes manos de algunos niños.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, JUANA! Y totalmente de acuerdo. Los pinchos del rosal no son nada agradables, pero de seguro preferibles a la crueldad de unos niños a los que no se les ha enseñado a amar ni mucho menos respetar la naturaleza.

      Otro beso para vos,
      Mariángeles

      Eliminar