miércoles, 1 de enero de 2014

DE LA CAMA AL LIVING


Puntual, suena la alarma del celu. Me sacudo la modorra, prendo la compu y bajo a preparar el mate. La música marca el inicio del programa: mi cama se transforma en un cómodo sillón. Me repantingo en los almohadones; el dinosaurio toma el amargo que acabo de cebarle. “Las cascaritas de limón le dan un gustito riquísimo”, dice Chuang Tzu cuando le llega el turno. El agua está en su punto y los cuentos también, breves y extraordinarios como siempre en la voz del invitado. Después de la tanda, llega el tablón de anuncios. “¡Estamos de parabienes!”, exclaman los dos por la noticia del próximo congreso. Los últimos micros al aire clausuran el tiempo del Living. “Lo bueno, si breve…” acota Lucas, cortándole la cola al refrán. Asegura conocer un basural donde se amontonan las explicaciones.


©Mariángeles Abelli Bonardi




Con este microrrelato resulté ganadora del Gran Concurso de Fin de Año de la primera temporada de EL LIVING SIN TIEMPO. Si desean escuchar el audio del programa, hagan clic en: http://www.ivoox.com/living-sin-tiempo-capitulo-38-audios-mp3_rf_2678735_1.html

4 comentarios:

  1. Genial, Mariángeles. No me extraña el premio.
    Enhorabuena. Y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, SARA!!! A vos no te extraña el premio pero te cuento que a mí vaya si me sorprendió, porque el texto lo mandé al filo de la fecha de envío y por el apurón- así de inconstantes pueden ser las musas- no le veía demasiada oportunidad, así que no te miento: más contenta y complacida ¡Imposible, jajaj!!!

    Te mando un beso de Año Nuevo.

    Cariños, M.

    ResponderEliminar
  3. Qué buen texto. Has comenzado bien el Año Nuevo ;). Muchas felicidades, Mariángeles. Es cierto lo que cuentas, las musas son muy caprichosas. Nunca se sabe.

    (He recibido actualización por email sin problemas. Gracias)

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, BEATRIZ querida, se puede decir que comencé muy bien el 2014, lo cual me tiene muy contenta, jaja. Y en cuanto a las musas, como siempre digo, que las hay, LAS HAY, pero tenemos que ayudarlas aportando ese 90% de transpiración que se nos exige a los escritores.
      Qué alegría que finalmente recibas las actualizaciones del blog; como se suele decir por aquí, me alegra haberle dado en la tecla al problema.

      Otro abrazote para vos, M.

      Eliminar