martes, 27 de agosto de 2013

REINVENCIÓN DE CUENTOS EN 140 CARACTERES



La vieja no dio la puntada sin hilo: —Hace “mal huso” de su tiempo, niña Aurora ¿Le gustaría aprender a hilar?

Amábamos el cuento del Lobo Rojo y Caperucita Feroz; del Alzheimer de la abuela recién supimos de grandes.

Siente frío pero no detiene el trineo; la leña todavía está seca. Bajo la nieve, quedan la cajita y su llave de oro.

Y al bajar por la chimenea, se escaldó en el agua de la olla. Los chanchitos se relamían: -¡Lobo a la cazadora, qué delicia!

PLATO FRÍO. El feo patito se convierte en un cisne. Sus hermanos, por obra y gracia del cazador, en patos a la naranja.

Mariángeles Abelli Bonardi
Marzo 2013

2 comentarios:

  1. Espero que esta vez me resulte ~
    Felicitaciones !!
    Zeev

    ResponderEliminar

  2. ¡Te resultó, Zeev! ¡Vaya que sí! Gracias por las felicitaciones, aunque no me queda claro si son por el blog en sí o por las entradas que publiqué en el blog. Como sea, espero leerte seguido por aquí.

    Cariños, Mariángeles

    ResponderEliminar