viernes, 10 de junio de 2016

Día Nacional de la Seguridad Vial: BUENOS Y MALOS ITINERARIOS


Botines, camiseta, pantalones cortos, agua mineral… la mochila queda lista. Ahora las coderas, rodilleras, y el casco; mamá le vive diciendo que ninguna precaución es poca.
Revisa la bici por última vez, se sube; de su casa a la canchita hay un buen trecho. Una cuadra, dos; Juan espera a Fede en la esquina. Pedalean otro rato y cruzan la plaza, atajo imprescindible para no llegar tarde a entrenar. El DT es exigente pero justo; primero entrenan, luego el picadito. El domingo se juega la final; si hoy andan bien, de seguro los elige. 
CRUCE PELIGROSO, reza la señal de la autopista. “Señales viales: señales vitales”; la propaganda de la tele es clara. Se bajan de las bicis y suben los peldaños hacia el puente que atraviesa la ruta. Pintada en el asfalto, con nombre y con fecha, hay una estrella amarilla.

©Mariángeles Abelli Bonardi
Neuquén, Argentina

Foto de mi autoría

4 comentarios:

  1. Saludos, Mariángeles. La sigo leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, JORGE!

      Aprecio que lo haga y me alegra que le guste lo que escribo.

      Un saludo desde Neuquén, Patagonia Argentina,

      Mariángeles

      Eliminar
  2. La precaución ante todo. Buen texto, Mariángeles.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo: en cuestiones de seguridad vial, nunca se es demasiado precavido.

      Me complace que te parezca un buen texto, ÁNGEL querido. Pertenece a un proyecto literario de hace dos años que nunca terminó de cuajar y, dada la fecha, me pareció oportuno mostrarlo aquí en el blog.

      Otro abrazo para vos,
      MAB

      Eliminar