domingo, 10 de noviembre de 2013

VERANO


  
Se posa, escapa.
Azul e inasible,
la libélula.


©Mariángeles Abelli Bonardi

6 comentarios:

  1. Muchas gracias, Aniagua. Me alegra que te haya gustado.

    Otro abrazo para vos,
    Mariángeles

    ResponderEliminar
  2. Precioso haiku, me encanta esta forma de expresar, y escribir poemas. Un placer visitar tu espacio de letras, aprovecho para invitarla a conocer mi blog Barcos de papel. Un abrazo desde mi azul mar
    http://elmardepoemas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Hola, ÁNGELES, gracias por pasar a comentar. Me complace que te parezca precioso porque para mí el haiku es el bonsái de la literatura, una forma poética difícil de cultivar pero sumamente bella cuando se logra hacerlo.

    Con mucho gusto pasaré a conocer tu blog.

    Cariños, Mariángeles

    ResponderEliminar
  4. Bordas los haiku, Mariángeles.
    A mí me gustaría retomarlos porque los tengo abandonados pero es que necesitan su tiempo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, BEATRIZ! Viniendo de quien vienen, para mí son inapreciables tus palabras.
    Date tu tiempo para retomarlos porque es cierto, los haikus necesitan su tiempo, como todas las cosas bellas, delicadas y chiquitas de este mundo. Te están esperando para que los escribas, no lo dudes ;)

    Cariños, Mariángeles

    ResponderEliminar